Bobber

 

Tras la II G.M. los excombatientes venían con ansias de marcha y de juerga.

Además se trajeron los conocimientos técnicos suficientes como para transformar las
pesadas máquinas americanas en algo más parecido a las ágiles y divertidas motos que
existían en Europa, así es que en los años 40-50 apareció la tendencia bobber.

Teoría uno: Al cortar el guardabarros trasero y rotarlo hacia arriba se le daba aspecto
de cola de pato. A esta técnica se le llamaba “to bob”, “bobbear”, y era un trabajo
totalmente artesanal, no existían piezas comercializadas, se hacía a mano.

Teoría dos: Un tal Bob arreglando la moto de un cliente tuvo la feliz idea de recortar el
guardabarros, al tipo le echaron y montó su taller con la especialidad de la casa en
bobbear motos. Historia romántica pero seguramente incierta.

Teoría tres: Bobber viene del nombre bobbed que se daba al peinado de las mujeres de la
época, que sin ser largo caía sobre los hombros y se movía al balancearse.

Una bobber es muy parecida a una chopper, de hecho es su predecesora. En ambos estilos se
modifican elementos y se quita lo superfluo para aligerar el peso y mejorar el
funcionamiento, pero existe una diferencia fundamental entre los dos estilos:

Las bobber mantienen el chasis original, mientras que las chopper generalmente modifican
el chasis de fábrica, tendiendo a “separarlo del suelo”.

Relacionado con el término bobber encontramos:

- El Fat bobber: moto que se caracteriza por tener el guardabarros trasero redondeado
hacia arriba “bobbed” y el depósito grande, de 15 litros o más, es decir “gordo” de ahí
el término fat bobber, manteniendo el ancho y largo de fábrica, sin tocar el chasis.

- Fat Bastards bobber: moto fat bobber de aspecto más rotundo, al llevar unas horquillas
más estrechas, “narrow glide” y obtener un frontal más estrecho

Las bobber suelen llevar llantas de radios, de poco diámetro y gran perfil y la mayoría
de los casos montan neumáticos de igual anchura y perfil en ambas ruedas.

Los modelos más utilizados para este estilo son los que provienen de motores panhead y
knuckelhead, por lo que montan chasis rígidos y asientos de muelles, horquilla springer y
faro delantero de gran diámetro, plataformas, y pedal de arranque.

Los más puristas y atrevidos incorporan embrague en pedal y palanca de marchas manual, o
sea un embrague suicida, una auténtica locura.

Las pinturas originales suelen ser mate (como la Street Bob de harley) con algún
pinstripping a mano alzada (como la moto de Obi), o bien fileteado o de llamas, suelen
ser más sobrias o de tendencia más retro en sus decoraciones que las chopper.

En la actualidad se utiliza todo, manillares más elevados, cortos de aspecto deportivo,
fusión bobber-chopper con horquillas más largas, chasis con más grados de elevación en la
pipa de la dirección, depósitos en forma de cacahuete, etc. etc.